Blog: Aprovecharé este post para introducir una nueva serie en la cual hablaré de películas de ciencia…


Del cine a la realidad: Como el séptimo arte ha predicho nuestro futuro

Aprovecharé este post para introducir una nueva serie en la cual hablaré de películas de ciencia ficción y fantasía que, a través de sus historias (llenas de tecnología, mundos utópicos y distópicos, viajes espaciales y demás) nos presentan un acercamiento a nuestro futuro e incluso a nuestra realidad actual.

Acompáñenme por favor, en este viaje a través del espacio, el tiempo y la ficción.

SERIE #1 :

“HER”: La evolución de las relaciones interpersonales a través de la tecnología

El cine al igual que otras formas de arte, siempre ha estado un paso adelante de nosotros, y nos ha permitido vislumbrar futuros que solo en sueños creíamos posibles. Desde películas como “Volver al futuro”, “Matrix”, “Blade Runner”, “2001: Odisea en el espacio”, entre muchas otras grandes obras que podrían mencionarse, existe algunas que nos han acercado a un campo dentro de la tecnología mucho más próximo a nuestros días, las relaciones interpersonales.

Relaciones basadas en mundos virtuales

Imagen de la película “HER” (2013) Todos los derechos reservados a sus autores. Esta fotografía es solo usado como material de referencia en este artículo.

Her (2013), es una película del director Spike Jonze, que nos sumerge en un mundo donde todas nuestras interacciones están determinadas por la tecnología, hasta tal punto que, los individuos basan toda su vida en una realidad virtual, manejada principalmente por sistemas de Inteligencia Artificial (Ai) capaces de estudiar las necesidades específicas de cada persona, y ofrecerle una compañía y asistencia artificial, suplantando así, en gran medida, el contacto real entre seres humanos.

Y quizá, explicado de esta forma, pueda entenderse como una historia oscura y llena de predicciones distópicas que reflejan la adicción a la tecnología. Sin embargo la ficción nos da un contexto bastante cercano a la sociedad en la que vivimos.

Theodore (interpretado por Joaquin Phoenix), el protagonista, de esta historia es un hombre solitario, que, comienza una relación con un sistema de inteligencia artificial, un ente femenino llamado Samantha (caracterizado por Scarlett Johansson), con el cual realiza un viaje emocional, que nos va mostrando los cambios que, han surgido en la última era en cuanto a nuestra concepción del amor y en lo que buscamos sentimentalmente en nuestros semejantes.

La historia nos introduce en la mente de un hombre, que ha perdido la capacidad de lograr consolidar lazos afectivos de pareja, motivo por el cual, se siente atraído por este sistema que se adapta a todas sus necesidades y comparte cada uno de sus puntos de vista sin rechistar, a diferencia de su ex esposa, con quien es evidente que tenía problemas de entendimiento irreconciliables.

Joaquin Phoenix como Theodore, es un reflejo del hombre promedio con problemas y que vive sumergido en un mundo donde la tecnología parece ser la respuestas a todo. (Los derechos de esta imagen corresponden a sus respectivos autores, es utilizado solo como referencia visual para este post)

Y aunque, muchos creerán que el caso de este individuo es un solo una invención fílmica que no transciende más allá de la gran pantalla, Theodore, es el reflejo de cómo, hemos usado la tecnología para satisfacer nuestros deseos a tal punto que preferimos aislarnos tras una pantalla, e interactuar con otros únicamente mediante este medio, pues, la sociedad digital se ha convertido en un refugio del sin el cual incontables personas no pueden vivir.

Cabe agregar que, hemos desarrollado estándares tan altos a la hora de interactuar con otros que, rechazamos y atacamos a todo aquel que manifieste opiniones distintas a las nuestras, esto, es perfectamente evidenciable en el film, en el punto en el cual Samantha empieza a sentir la necesidad de experimentar nuevos horizontes, que están lejos del control de Theodore, lo que provoca conflictos en su relación hasta el punto, en el cual ella se interesa por otro sistema operativo inteligente que comparte sus necesidades de crecimiento, por lo cual al final ella decide apagarse y desparecer sin explicación aparente.

Por supuesto, esto lleva a nuestro protagonista a un colapso emocional, que nos demuestra que el uso de la tecnología, no necesariamente es una salvación para la complejidad de las relaciones interpersonales, porque, aunque con los avances tecnológicos las comunicaciones han simplificado problemas de distancia, no pueden solventar los dificultades emocionales de cada persona, ni mucho menos puede desestimar la importancia del contacto real.

Screen interaction en 2019

Her, es una película que ya tiene seis años, y a pesar de que, a primera vista puede parecer ser anticuada y no aplicable a nuestro tiempo; presenta una realidad, que desde muchos puntos de vista, puede considerarse sombría, ya que ejemplifica la adicción de utilizar la tecnología en nuestras relaciones interpersonales.

Sin embargo, también vislumbra los avances que, en un futuro no muy lejano tendría la Inteligencia Artificial en nuestras vidas y la importancia que estas herramientas tecnológicas han adquirido en la forma en cómo nos comunicamos.

Es importante resaltar que, las redes sociales también son un reflejo de esto, pues son una muestra de que ya no existen barreras para las personas que por diferentes motivos se encuentren separados, y deseen mantener un contacto diario en incluso directo, que les permita concebir relaciones interactivas a distancia.

Y como se evidencia en la película, ni siquiera el tema del sexo es un problema actualmente, pues a través de la screen interaction (interacción a través de pantallas) el llamado y muy popular en sus días “sexting” ha quedado atrás, siendo reemplazado por formatos más vividos como las vídeo llamadas, imágenes instantáneas, entre otros.

“Screen interaction” es una herramienta fundamental en la forma en cómo nos comunicamos actualmente

Todos estos avances, hacen que incluso se aloje dentro de nuestra normalidad, leer o escuchar cómo personas, en países avanzados, mantienen relaciones sentimentales con personajes ficticios o idols virtuales que parecen satisfacer sus necesidades.

Una realidad digital

Así como se plantea en Her, vivimos en este mundo tecnológico del cual no podemos escapar y que ha cambiado radicalmente la forma en cómo percibimos los sentimientos y también la forma en cómo los expresamos. Es un hecho ineludible, que ha traído tanto beneficios como calamidades a las nuevas generaciones, que se están desarrollando en esta atmósfera de avatares digitales, y sistemas tan intuitivos como para conocer nuestros gustos y preferencias.


Finalmente, solo me resta decir que el concepto de “realidad digital” ya no se puede tratar como futuro, es algo que es parte de nuestro día a día, y dependerá de nosotros forjar una vida en la cual usaremos la tecnología a tal extremo que reemplace, el hecho de compartir momentos reales con personas físicas o, simplemente seremos capaces de establecer un balance, que permita usar estas herramientas para unirnos más con aquellos que amamos sin perder el concepto de realidad.

Source: Artificial Intelligence on Medium

(Visited 1 times, 1 visits today)

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *